Translate

2/12/15

337 ballenas se encontraron muertas en uno de los varamientos más grandes del mundo

<span class='image-component__caption' itemprop="caption">In this photo taken on April 21, 2015, and released on Tuesday, Dec. 1, 2015, by the Huinay Scientific Center, Sei whales lie dead at Caleta Buena, in the southern Aysen region of Chile. The coast of southern Chile has turned into a grave for 337 sei whales that were found beached in what scientists say is one of the biggest whale strandings ever recorded. (Vreni Haussermann/Huinay Scientific Center via AP)</span>

La costa del sur de Chile se ha convertido en una tumba para 337 ballenas Sei que se encontraron varadas en lo que los científicos dicen es uno de los mayores varamientos de ballenas jamás registrados.


La bióloga Vreni Haussermann dijo a The Associated Press el martes que ella hizo el descubrimiento, junto con otros científicos en junio durante un vuelo de observación sobre fiordos en la región de la Patagonia en el sur de Chile. El equipo ha estado recogiendo muestras desde entonces.

"Este es uno de los varamientos más grandes del mundo", dijo Haussermann, el director de la Estación de Campo Científico Huinay, que se centra en la investigación marina. Ella se negó a revelar las conclusiones, que serán publicadas por una revista científica a finales de este año.

La expedición científica contó 305 cadáveres y 32 esqueletos de ballenas a través de fotografías aéreas y de satélite de la remota zona de Aysén  entre el Golfo de Penas y Puerto Natales. La causa de la muerte de las ballenas Sei se desconoce, pero la intervención humana ha sido descartada.

Los varamientos de ballenas son comunes en Aysén, una región del sur de la Patagonia, donde la lluvia es casi constante y ríos corren de los glaciares andinos al Océano Pacífico a través de verdes valles y fiordos.

"Probablemente murieron en el mar, no sabemos exactamente dónde, pero que no murieron por varamiento", dijo Carolina Simón Gutstein, paleontóloga de la Universidad de Chile, quien fue parte del equipo.



Sei, ballenas jorobadas y azules, que pertenecen a la familia de los rorcuales, son el mayor grupo de ballenas barbadas, y "normalmente no se ven reunirse en grupos grandes," dijo Gutstein.
Los científicos dicen que la mortandad de las ballenas podría ayudarles a encontrar más información sobre sus hábitos y desarrollar políticas para protegerlas, incluyendo la creación de un santuario de ballenas en el Golfo de Penas.
Las primeras 37 ballenas varadas se encontraron en abril por un equipo dirigido por Haussermann. Ellos alertaron al Servicio Nacional de Pesca, que puso en marcha una investigación en mayo junto con la policía ambiental y la Armada de Chile.
Desde que el Servicio de Pesca no lleva a cabo vuelos de observación, los científicos consiguieron los fondos para sus propios vuelos en junio y agosto. No fueron capaces de examinar las ballenas ya que la zona es tan remota, la costa es tan empinada y el mar es tan áspero que hace casi imposible bajar a tierra. Pero fueron capaces de tomar las fotografías para confirmar las muertes.
Con base en su tamaño y ubicación, los científicos creen que son todas ballenas Sei. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza enumera a Sei como una especie en peligro de extinción. También llamada abadejo, los adultos pueden tener más de 50 pies (15 metros) y pesan 20 toneladas o más.
Entre 1999 y 2001, alrededor de 600 ballenas grises se quedaron varadas en la costa del Pacífico de América del Norte, desde Alaska hasta México. Pero los científicos dicen que ocurrió durante un período largo de tiempo y en un área más grande.

Huffingtonpost

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...